Universidad de el salvador




Yüklə 1.47 Mb.
səhifə4/15
tarix21.04.2016
ölçüsü1.47 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

2.2. ESTRUCTURA Y FUNCIONES DEL BOSQUE DE GALERÍA.

2.2.1. Estructura.


Las comunidades vegetales presentan una estructura vertical (estratificación). La disposición vertical en capas, se relaciona con la disminución de la cantidad de luz, factor decisivo en la estratificación de los bosques (Krebs, 1985). La estratificación es la superposición de las plantas maduras según el tamaño, ejemplo: Árboles, arbustos y hierbas (Fuller et al, 1974).

2.2.2. Estructura vertical.


En su máximo desarrollo el bosque de galería presenta la siguiente estratificación:

Estrato arbóreo: Conformado por árboles que alcanzan entre 4 a 40 m o más; pueden ser pluriespecífico o frecuentemente dominado por una sola especie, están distanciados ampliamente por lo que no compiten por la luz con los otros, pudiendo desarrollar copas altas y extendidas (planocaducifolios), por lo que proporciona una intensa sombra a los estratos inferiores (Vickery, 1991; Carrasquilla, 2006).

Estrato arborescente: Conformado por individuos jóvenes de los árboles de los estratos superiores, a los que se añaden otras leñosas de talla elevada, como Salix humboldtiana “sauce llorón”.

Estrato arbustivo: Conformado por individuos de consistencia leñosa con una altura máxima de 5 m; es una mezcla de arbustos verdaderos y de renuevo, los cuales no pueden alcanzar la madurez debido a la falta de luz, el carácter predominante heliófilo de los arbustos asociados a las riberas hace que este estrato sea más importante en los claros y en los bordes exteriores del bosque. Están distribuidos con mayor proximidad y sus copas son más pequeñas, redondeadas y elongadas (Vickery, 1991; Carrasquilla, 2006).

Se distinguen dos situaciones en las que los arbustos son especialmente importantes, y que tienen significados ecológicos diferentes:



  1. En cauces torrenciales (protege a los árboles de fuertes corrientes) o en zonas de aguas tranquilas donde el bosque se ha degradado (facilita la recuperación de la comunidad madura).

  2. Otro tipo de arbustos se delimitan por una orilla, formada por especies espinosas que suelen aparecer en zonas abiertas y más alejadas del agua. De este segundo tipo son típicos componentes las zarzas (Rubus sp.)

Estrato herbáceo: Es el estrato inferior, a menudo es una capa densa, compacta, de formas diversas; con plantas adaptadas a sombra (esciófitas) del piso del bosque; con abundancia de geófitos de fenología precoz y un importante contingente de especies nitrófilas. Las plántulas de los arboles del estrato superior son heliófitas e incapaces de desarrollarse hasta la madurez en las condiciones normales de sombra del interior del bosque (Vickery, 1991). Solo cuando aparece un claro en el bosque como resultado de la muerte de un árbol, algún renuevo del estrato arbóreo puede alcanzar la madurez; por lo que, invariablemente en casi todas las especies diferentes, los renuevos remplazan a un árbol muerto (Vickery, 1991).

Estrato lianoide: Característico de los bosques riparios por su notable desarrollo. Son plantas trepadoras con un tallo flexible y leñoso; generalmente desarrollan el follaje sobre la copa de los árboles.

Estrato epifítico: Constituido por musgos, hepáticas y líquenes, casi siempre abundante y diverso; ciertos helechos y algunas fanerógamas suculenta sobre los troncos de los árboles, similar a los bosques de las zonas tropicales.

En general la estructura del bosque establece patrones de crecimiento por ejemplo, plantas especializadas en vivir bajo distintas condiciones tal como mayor o menor cantidad de luz, de nutrientes o de espacio; lo cual crea competencia entre las especies por los recursos disponibles (www.icarito.cl/medio/articulo/0,0,38035857 _152308963 _147597199_1,00.html).



fig. 1. Estructura vertical de un bosque. Tomada de: www.icarito.cl/medio/articulo/
      1. Estructura horizontal.


La estructura horizontal del bosque es la disposición concéntrica de diferentes tipos de vegetación respecto al cauce, y es un rasgo fundamental de la vegetación riparia que depende de la disponibilidad del agua, lo que produce cambios en las riberas, como la aparición de bandas de vegetación definidas por el dominio de diferentes especies (www.icarito.cl/.html), como se describen a continuación:

  1. La primera banda es aquella en contacto directo con el agua, integrada por especies con mayores requerimientos hídricos, y que son capaces de soportar los efectos del flujo de agua. Formada por arbustos flexibles y con gran capacidad de regeneración (sauces arbustivos).

  2. La segunda banda, siempre arbórea, formada por vegetación que únicamente requiere que la capa freática se encuentre a una profundidad accesible, aunque sólo sea temporalmente, para sus sistemas radicales (http://www.euskadi.net/ aztertu/ib4_c.htm)

En condiciones naturales, la estructura se mantiene por el efecto conjunto de las corrientes con intensidades distintas en las diferentes secciones del caudal del río, por lo que raramente se instalan bosques en las orillas; en cambio, donde la amplitud del valle es ámplia, se observan bandas de vegetación (http://www.euskadi.net/aztertu/ib4 _c.htm); a este modelo de bandas se superpone otro proceso cuando un mismo tipo de bosque se instala tanto en orillas como en zonas de bosque de galerías, por lo que se observan zonas florísticas y ecológicas dispares. Muchas formaciones se alejan de ellas lo suficiente como para que el nivel freático descienda perceptiblemente y que los sistemas radicales de los árboles o arbustos no lo alcancen, pero sí lo suficiente para que sus efectos se manifiesten en los estratos arbustivo y herbáceo, que pierden elementos hidrófilos y se enriquece con xerófilos; lianas y epífitos se ven afectados por la reducción general de la humedad ambiental.

La vegetación de ribera se ve profundamente afectada por las características físicas de los cursos fluviales, de los que dependen: caudal, intensidad, frecuencia, potencia erosiva, capacidad de transporte y granulometría del sedimento, lo que determina tanto el hábito como la composición de especies vegetales. En tal sentido, las comunidades vegetales de las riberas son arbóreas, y requieren mayor estabilidad ambiental y menor encharcamiento que las que se encuentran más próximas al cauce.

Su flora y fisonomía reflejan, un carácter transicional entre la ribera y la ladera, ya que la menor influencia del agua facilita la existencia de plantas más habituales en los ambientes extra-riparios, que las netamente hidrófilas. Así mismo los continuos procesos de erosión, transporte y sedimentación que se producen en los cursos de agua hacen del medio ribereño un ambiente en continua evolución. Al mismo tiempo, la degradación, la pérdida de diversidad del bosque original (por quemas sucesivas y posterior pastoreo) daría paso a los pastos, que en una etapa terminal tendrían una composición florística marcadamente nitrófila.

La destrucción absoluta de la vegetación riparia, el propio río y los animales que cubren sus necesidades en él o en su entorno aportan los propágulos (semillas, ramas, etc.), a partir de los que podría recuperarse. La regeneración natural de estos ecosistemas, es relativamente rápida, al menos hasta alcanzar un estado maduro. Sin embargo factores, como: Altitud, temperatura, topografía del medio fluvial o el régimen hidrológico, condicionan en gran medida el tipo de comunidad que puede asentarse en un tramo fluvial determinado y, el conjunto de factores que intervienen en la distribución y composición de las comunidades riparias, obedece a diversos aspectos de índole natural y artificial.

Con respecto a la estructura horizontal, el bosque de galería está conformado por tres zonas definidas.

Zona 1. Se ubica cerca del agua y contiene árboles y arbustos para sombra, constituye hábitat para insectos, y da estabilidad a la orilla, también conforma un sistema complejo de raíces para sostener el suelo. El ancho de esta zona comprende aproximadamente 4.6 m.

Zona 2. Franja junto a la zona 1, que sirve de corredor biológico y hábitat para la vida salvaje, además provee sombra; constituida principalmente por árboles de gran tamaño; posee un ancho aproximado de 6.1 m.

Zona 3. Hacia fuera de la zona 2; formada por hierbas altas y cobertura herbácea para filtrar la escorrentía y los sedimentos que transporta, también retiene los pesticidas y otros contaminantes. El establecimiento de esta zona de amortiguación es muy importante si se encuentra cerca de cultivos o zonas urbanas. Posee un ancho aproximado de 6.1 m (http://www.euskadi.net/aztertu/ib4_c.htm).

      1. Función.


Entre las principales funciones del bosque de galería, tanto para el medio ambiente como para la población, son las siguientes:

  • Controlador de fósforo: los bosques de galería controlan el fósforo. El 85% del fósforo esta adherido a los sedimentos transportados por la escorrentía. Evita el paso de los sedimentos y del fósforo hacia la corriente del agua.

  • Absorben nitrógeno: el nitrógeno de los fertilizantes y de los residuos de animales es soluble como nitrato y trasportado por el agua. Los bosques de galería de más de 30 m de ancho remueven hasta el 80% del nitrógeno proveniente de los cultivos y la lluvia. (Smith y Smith, 2001).

  • Papel descontaminador, convierten los principales compuestos tóxicos provenientes de cultivos u otras fuentes contaminantes, en sustancias no tóxicos ya que al filtrar los sedimentos y el agua de forma sustancial disminuyen sus contaminantes. (Smith y Smith, 2001).

Además, los bosques de galería tienen función estética, de recreación, educativa y científica, lo cual puede realizarse a través de la creación de senderos interpretativos y nuevos estudios.
      1. Importancia del bosque de galería.


La importancia del bosque de galería es que estos proveen bienes y servicios tanto sociales como económicos y ambientales. Desde el ámbito social se puede mencionar que un bosque de galería crea beneficios en las comunidades, esto es reflejado en las condiciones climáticas, así como también sitios de recreo-educación.

En el campo económico, el bosque de galería conforma una fuente de ingresos permanentes, siempre y cuando la explotación sea sostenible y equilibrada. Además influye una acción favorable que proporcionan las cortinas boscosas protectoras sobre los cultivos ya que un bosque puede tener la función de amortiguador en condiciones adversas como por ejemplo de rompevientos.



Uno de los aspecto más importante de las barreras compuestas por vegetación es la permeabilidad, tanto más densa sea la obstrucción, mayor será la reducción del viento a sotavento, sin embargo su efecto se aminora a distancias más cortas, que con las barreras menos densas, por lo que una densidad media será la más efectiva, además de producir menos turbulencias (www.tesisenxarxa.net/TESIS_UPC/AVAILABLE/TDX-0425107095813//03J Mot03 de12.pdf). Desde la perspectiva medioambiental, los bosques de galería constituyen refugios para especies de animales; además, la masa boscosa permite la retención abundante de agua en los suelos. El bosque de Galería es un escenario para estudios académicos que permite investigar el ámbito de desarrollo de las especies y la interacción de estas con otras especies; así como, los efectos sufridos por los mismos a causa de la interacción del hombre en su desarrollo (Mariona et al, 1993). Una parte de esta frescura se debe a la capacidad del ecosistema del bosque para retener el agua (Turk et al, 2004). Otros beneficios que aportan los bosques de galería son la protección de la erosión en la orilla, moderación de la temperatura del agua, retención o remoción de nutrientes y contaminantes, así como también la mitigación y control de inundaciones.
      1. Deterioro de los bosques.


Las personas en la zona rural no cuentan con ingresos económicos sustentables que les permita satisfacer sus necesidades básicas. Razón por la que se ven obligados a utilizar los recursos del bosque de galería, para mejorar sus ingresos y para siembra de cultivos, y lo poco que dejan, no compensa la pérdida que conlleva al deterioro del bosque (Odum, 1986). Con la reducción del bosque desaparecen riachuelos y manantiales por resequedad o evaporación, además, se altera el microclima, provocando migración de especies animales tanto terrestres como acuáticas y la desaparición de especies vegetales que podrían ser utilizadas como medicinas en el medio rural. Además, los habitantes de las ciudades demandan insumos tales como materia prima, alimentos, energía, etc. para satisfacer sus necesidades, provocando la sobreexplotación de los recursos naturales (Mariona et al, 1993).

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azrefs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə