Lic estaca de Bares




Yüklə 12.71 Kb.
tarix29.04.2016
ölçüsü12.71 Kb.
LIC Estaca de Bares

Tramo costero expuesto, ubicado a caballo de las rías de Ortigueira y O Barqueiro, de una sobresaliente belleza paisajística. Se extiende entre las playas de Bares (Mañón) y de Eirón (Espasante, Ortigueira).

El litoral es muy abrupto y acantilado, con fuertes pendientes, alcanzándose alturas normalmente por encima de los 50 m y hasta más de 200 m. Los desprendimientos rocosos y los coídos (playas de cantos) bajo los cantiles son también una constante en la zona. También hay algunos islotes de reducidas dimensiones aunque muy escarpados (Os Sigüelos, Punta Herbosa, Pedra Sardiña, Pena Furada, As Tres Marías, O Carro).

También hay un pequeño estuario con vegetación marismeña tras la playa de Esteiro y pequeños sistemas dunares en este lugar y en las playas de Bares y de Mazorgán y Eirón (Espasante), que cierran el espacio natural por el sur. Una característica singular del área es la existencia, en la mitad meridional de su frente costero, de numerosos arenales rasos, de muy difícil acceso, que se encuentran encajados entre acantilados de gran altura y no presentan dunas, siendo cubiertos regularmente por las pleamares. Se trata de las solitarias playas de Picón, O Castro, Fabrega, Furada y O Sarridal, entre otras de más reducidas dimensiones. En conjunto, la longitud de costa arenosa ronda los 5,2 km, aunque en sus dos terceras partes está totalmente flanqueada por cantiles de gran altura y verticalidad.

El área, que está integrada en el dominio del "Ollo de Sapo", es litológicamente compleja, apareciendo sucesivas bandas de granodioritas biotíticas tardías (en la misma Estaca), granitos de dos micas (en la zona de punta Maeda), filitas (en Esteiro), esquistos con vetas de espilitas (en Picón y alrededores), grauvacas y cuarzodioritas porfidograníticas (en las inmediaciones de Espasante).

Se sitúa en la región Eurosiberiana, provincia Atlántica-Europea y subprovincia Cántabro-Atlántica, adscribiéndose al sector Galaico-Asturiano. Dominio climático Oceánico húmedo, con precipitaciones medias anuales de 1.062 mm, temperatura media de 12,9 ºC y ausencia de heladas.



HÁBITATS

Acantilados Estaca de Bares.

Además de los hábitats de interés comunitario (incluidos en el Anexo I de la Directiva 92/43/CEE) relacionados más abajo, el LIC cuenta con formaciones de vegetación helofítica (Esteiro).

Estuarios.

Vegetación anual sobre desechos marinos acumulados.

Acantilados con vegetación de las costas atlánticas y bálticas.

Pastizales salinos atlánticos (Glauco-Puccinellietalia maritimae).

Dunas móviles embrionarias.

Dunas móviles de litoral con Ammophila arenaria (dunas blancas).

Brezales húmidos atlánticos de zonas templadas de Erica ciliaris y Erica tetralix .

Brezales secos europeos.

Brezales secos atlánticos costeros de Erica vagans.



FLORA Y VEGETACIÓN

Cabo Estaca de Bares. La vegetación mejor representada, como es obvio, es la de roquedos y matorrales costeros. En los cantiles y desprendimientos rocosos más bajos están presentes las formaciones de pteridófitos propios de oquedades y caletas húmedas, con el helecho marino (Asplenium marinum) como especie característica, así como la asociación de caméfitos halocasmofíticos (propios de grietas y resistentes a la salinidad), dominados por la endémica “herba de namorar” (Armeria pubigera) (aquí ya en el área de contacto entre la subsp. pubigera y la subsp. depilata, propia de las costas cantábricas) y el hinojo marino (Crithmum maritimum). A un nivel más elevado, los pastizales graminoides aerohalófilos (influidos por la maresía), típicamente con la gramínea (Festuca rubra subsp. pruinosa), y el brezal-tojal aerohalófilo, ya en en límite superior del área de influencia salina, caracterizado por el tojo endémico (Ulex europaeus subsp. latebracteatus). A mayor altura hay amplias extensiones de monte bajo y matorrales, en algunos puntos de tipo higrófilo, conformados por los tojos (Ulex europaeus, Ulex gallii) y diversas ericáceas (Erica spp., Calluna vulgaris, Daboecia cantabrica) y escobas (Cytisus spp.), como en el área Bares-monte Facho da Maeda y entre la Estaca y el cabo de Bares. Juntamente con las armerias, estas comunidades vegetales acogen a numerosas especies endémicas más o menos raras, como Angelica pachycarpa, Cytisus ingramii, Rumex acetosa subsp. biformis, Scilla merinoi, Silene scabriflora subsp. gallaecica y Linaria aguillonensis, exclusiva de los cantiles marinos del norte de la provincia de A Coruña y considerada especie en peligro en España.

En los pequeños sistemas dunares predomina la vegetación de dunas embrionarias y dunas primarias y secundarias, con la grama marina (Elymus farctus subsp. boreali-atlanticus) y el barrón (Ammophila arenaria) como elementos más característicos. En Bares está citado un endemismo de las costas de Portugal y NW de España, Calendula suffruticosa subsp. algarbiensis. Además, junto a la playa de Esteiro desembocan el río del mismo nombre y el arroyo de Mogor, que dan lugar a un pequeño pero interesante humedal, en el que se encuentra una buena extensión de juncales y herbazales subhalófilos y manchas de vegetación helofítica (Phragmites autralis, Scirpus maritimus) y sauceda pantanosa.

FAUNA

Alcatraz atlántico (Morus bassanus). La Estaca de Bares es un punto de observación del paso migratorio de aves, y en particular de aves marinas, de renombre internacional. Entre las circunstancias que contribuyen a que sea un lugar tan excepcional está su situación geográfica en el extremo noroccidental de la Península, la proximidad de la plataforma continental, lo que favorece el estacionamiento de las aves marinas, y el hecho de encontrarse en plena ruta migratoria de múltiples especies procedentes de diferentes puntos del Atlántico, del Mediterráneo y del Ártico.

El área actúa como una especie de ''cuello de botella'' o ruta de paso obligado para cientos de miles de aves, muchas de las cuales, dependiendo de las circunstancias meteorológicas o de los recursos disponibles, llegan a sedimentarse en las aguas próximas o, en el caso de las aves terrestres, en tierra firme. De la enorme relevancia del área baste decir que a lo largo del año 2004 sólo el trasiego de aves marinas en dirección oeste fue estimado en un mínimo de 1,2 millones de individuos, y que la valoración más optimista podría alcanzar los 2,7 millones. Entre este grupo de aves, algunas impresionantes cifras las aportan, por ejemplo, el alcatraz atlántico (Morus bassanus), con una estima mínima de 97.000 aves, el negrón común (Melanitta nigra) con 52.000, varias especies de pardelas (Calonectris diomedea, Puffinus spp.), con mínimos oscilantes entre 25.000 y 59.000 (incluyendo 27-59.000 individuos en el caso de la endémica y globalmente amenazada pardela balear (Puffinus mauretanicus), tres especies de págalos (Catharacta skua, Stercorarius spp.), con al menos 3.000 a 7.500 ejemplares, o tres especies de charranes (Sterna spp.), con 19-29.000. Aparte de las aves marinas, el cabo y sus inmediaciones son utilizados como área de recalada de una gran variedad de aves terrestres, varias de ellas migrantes transaharianas, que en muchos casos tocan tierra por primera vez aquí tras atravesar el golfo de Vizcaya, este es el caso del torcecuello (Jynx torquilla), la tarabilla norteña (Saxicola rubetra) o la collalba gris (Oenanthe oenanthe), entre otras muchas especies de paso regular.



El interés ornitológico del área se completa, en lo principal, con la existencia de pequeñas colonias de aves marinas, como la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) (más de 200 parejas) y el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) (20-30 parejas), y la presencia de aves rupícolas como el halcón peregrino (Falco peregrinus), el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), el roquero solitario (Monticola solitarius), la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) y el cuervo (Corvus corax).

Entre otros grupos de vertebrados (en general muy escasamente conocidos) debe subrayarse la existencia de algunos elementos herpetofaunísticos interesantes, como la salamandra cántabro-galaica (Salamandra salamandra subsp. bernardezi), el lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi) y, sobre todo, la lagartija serrana (Iberolacerta monticola), que aquí alcanza el nivel del mar, además de la presencia de varios quirópteros (caso de Plecotus austriacus o Rhinolophus ferrumequinum) y la frecuencia con que es posible observar una gran variedad de cetáceos en aguas cercanas al espacio natural.


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azrefs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə