Fundación Sin Fines de Lucro




Yüklə 21.5 Kb.
tarix30.04.2016
ölçüsü21.5 Kb.
F
undación Sin Fines de Lucro

Declarada de interés especial por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad
www.cineclubnucleo.com.ar

Exhibición n° 7121 - 22 Martes 28 de abril de 2009

Temporada n° 56 Cine Gaumont



JARDINES EN OTOÑO (Jardins en automne, Francia / Italia / Rusia - 2007). Dirección: Otar Iosseliani. Guión: Otar Iosseliani. Fotografía: William Lubtchansky. Diseño del film: Yves Brover-Rabinovici, Emmanuel de Chauvigny. Música original: Nicholas Zourabichvili. Montaje: Otar Iosseliani , Ewa Lenkiewicz. Mezcla de sonido: Anne Le Campion. Vestuario: Maira Ramedhan Lévy. Elenco: Séverin Blanchet (Vincent), Jacynthe Jacquet (Barbara), Otar Iosseliani (Arnaud), Lily Lavina (Mathilde), Denis Lambert (Gégé), Michel Piccoli (Marie), Pascal Vincent (Théodière), Salomé Bedine-Mkheidze, Christian Griot, Mathias Jung, Albert Mendy, Muriel Motte, Mouna Ndiaye, Delphine, Emmanuel de Chauvigny, Jean Douchet, Jacques Amalric, Pascal Aubier, Jeanine Besson, Gilles Briselance, Kevin Darchy, Louis de Raffin de la Rafinie, Chiara Dimberton, Avari Firiel, Radslav Kinski, Eric Lamberger, Solène Le Pechon, Tewodros Markos, Valérie Menguy, Claire Mortreux, Thamaz Naskidachvili, Maria Nistratova, Yuri Rost, Lasha Shevardnadze, László Szabó, Mathias Vogt , Vato Andguladze, Lou Wenzel, Madeleine Baratier, Yves Breton, Yannick Carpentier, Alain Debiossat, Emmanuel de Véricourt, Pierre Étaix, Olivier Fourcade, Antoine Illouz, Salomé Kikaleichvili, Alexis Konovaloff, John Lvoff, Martine Marignac, Pierre Meunier, Laure Monbellet, Junichi Nishimata, Monique Perrault, Berkan Rouissi, Ireneusz Spiewak, Séverine Tardy, Vladimir Vojnovich. Productores: Roberto Cicutto, Sam Klebanov, Martine Marignac, Luigi Musini, Maurice Tinchant. Productoras: Pierre Grise Productions, Cinemaundici, Cinema Without Frontiers, FM2B Productions, Centre National de la Cinématographie (CNC), TPS Star, Cofimage 17, Eurimages, Canal+, Programme MEDIA de la Communauté Européenne, Procirep, Nafta Moskva. Duración original: 115’.

Este film se exhibe por gentileza de I.F.A. Cinematográfica
El film

El director de cine georgiano Otar Iosseliani ha creado una fábula sobre el aprendizaje de la vida en la madurez con su película Jardines en otoño. El cineasta, que reside en París desde sus años de exilio por el régimen soviético, lamentó las dificultades de distribución que tienen películas como las suyas. "La censura está en todas partes y lo más terrible es la censura que viene del público", apuntó Iosseliani. Jardines en otoño es una película que ha terminado de rodar hace muy poco y que apenas se ha exhibido en otros festivales. Cuenta la historia de un ministro que, al perder su cargo, es abandonado por su mujer y comienza una nueva vida en la que redescubre placeres sencillos y retoma el contacto con personas a las que había olvidado, en un aprendizaje tardío de las cosas importantes.

Ioselliani la definió como una película "política sólo en el sentido etimológico, ya que habla de la polis, de cómo la gente coexiste, cohabita y de cómo los funcionarios pierden su tiempo al no dedicarse a vivir la vida". Y sentenció: "estar encerrado entre cuatro paredes y dirigir el mundo desde allí no es vivir". El director se quejó del cine que hoy copa gran parte de la cartelera y las parrillas televisivas. "Las películas de Buñuel, L'Atalante, de Jean Vigo, o Milagro en Milán, de Vittorio de Sica, hoy no llenarían las salas", apuntó Iosseliani, "por las artimañas de Hollywood, que ha conseguido transformar a una juventud desafortunada para que no quiera ver estas películas".

Iosseliani quiso también definirse finalmente como "optimista", y señaló que había hecho una película "sobre las cosas buenas de la vida". "A pesar de todos los tipos de censura, nos las apañamos para seguir haciendo cine", comentó el director georgiano. Considera este director que la época actual es una de las peores que se han vivido. En otra ocasión afirmó: "Si hablamos de la antigua comedia griega, de Aristófanes, nos damos cuenta de que su época no era tan mala como la nuestra. Ni siquiera la época de Molière era tan mala. Eurípides o Sófocles escribían tragedias por falta de auténticas tragedias en sus vidas". "En cada uno de nosotros existen cosas que detestamos profundamente. Por ejemplo, yo no soporto la vulgaridad de los políticos", dijo entonces. Tampoco se considera un pesimista. "Si uno es pesimista, no hace nada", comentó en aquella ocasión el cineasta georgiano.

Por su parte, Martine Marignac, productora de Jardines en otoño y colaboradora habitual de Iosseliani en los últimos 15 años, intervino también en la conferencia de prensa para poner una nota más optimista: "Cada vez nos resulta más difícil conseguir financiación, pero la existencia de festivales como éste, en el que la película se ve e interesa, quiere decir que merece la pena seguir haciendo este tipo de cine más personal".

(10 de noviembre de 2006, extraído de www.elpais.com)


Con las primeras imágenes se sabe que el cineasta georgiano arrastrará al espectador una vez más a un mundo poético y familiar donde la excentricidad sólo se concibe de acuerdo con la evidencia de la existencia cotidiana. (…) Pero si “Jardines en otoño” es un film importante es porque su apología tranquila del hedonismo, su gusto por el azar, su cultura de la coincidencia, su apetencia por lo insignificante y la efímera sensación de una felicidad individual mínima se sitúa en las antípodas de lo que podrían describir tantas obras contemporáneas (obsesión por el determinismo, sentimiento de un enlace fatal de los acontecimientos). Al no creer ni en el progreso ni en el desarrollo catastrófico de las cosas, “Jardines en otoño” propone, de hecho, una definición justa y agradable de la libertad concreta.

J.-F. R. – Le Monde

 

“Un espíritu anárquico ha inspirado a Iosseliani para escribir, dirigir e interpretar al jardinero-filósofo con la copa de vino permanentemente en la mano. Un film que rezuma frescura, vitalidad y anticonformismo en cada encuadre. Un film a ver y rever, filmado con la frescura de un principiante y el misterio de un  hábil demiurgo, bien coadyuvado por actores en estado de gracia, (en gran parte amigos). A partir del protagonista Séverin Blanchet, estupendo en diseñar la figura de un hombre que encuentra la propia dimensión de ser humano en el momento del quiebre de las certezas burguesas y confortantes. La risa surge  a menudo, gracias a la presencia de un monstruo sagrado como Michel Piccoli, que en una acción de pura comedia de arte, interpreta con la gracia de los grandes a la anciana madre de Vincent, creando un desbarajuste brechtiano que aumenta el sentido extravagante y  sin riendas de la película.”



Close-up.it

“En un breve prólogo, tres hombres mayores discuten con el fabricante de ataúdes sobre la medida de la talla de cada uno y quién se queda con el ataúd. Y si bien la secuencia está apartada de la narrativa que sigue, ella manifiesta la principal preocupación de “Jardines en otoño” con hábil y oblicua economía. Porque en este film, estatura y status son tan absurdos como efímeros y la mortalidad al final tumba a todos, cualquiera sea su tamaño. (…) “Jardines en otoño” no es el primer film que alegoriza el paraíso recuperado, pero pocos lo han hecho con tal excéntrica y anárquica energía. Y mientras se pasea a lo largo de su propio pausado ritmo, parando aquí y allá para admirar el tráfico que pasa o estar todo el día con amigos en un bar, esto le viene bien a un film interesado en la segunda infancia de la vieja edad, cuando se vuelve aceptable una vez más gastar el propio tiempo enteramente en lo que a uno le place.”

Antón Bitel – Channel Four Film Review

“Otar Iosselliani presenta una típicamente excéntrica y deleitable comedia que despliega una variable narrativa compuesta principalmente de escenas visuales (como opuestas a verbales) para mostrar el progreso de un ministro del gobierno despedido por algún error no especificado o mera negligencia. Sutil, ingeniosamente subversiva, ostentando innumerables gags visuales, esta es una absurda/surrealista forma de hacer cine en su más poético, estoico y escéptico sentido del cambio político.”

Geoff Andrew – Time Out London

 

 



Acerca del director: Otar Iosseliani

Director, guionista, actor, montajista.

Nace en Tbilisi, Georgia en 1934, cuando este país pertenecía a la Unión Soviética. Allí estudia música y ciencias hasta que interrumpe las carreras para entrar a la escuela de cine de Moscú (VGIK). En su primer corto: “Avril” (1961), ya es posible notar bajo la forma de una parábola, una constante de su posición intelectual, sus reflexiones sobre las relaciones humanas y acerca de la vida. “Falling Leaves”, su primer largometraje es de  1966, con el que obtuvo el premio Fipresci en Cannes, y marca el comienzo de su notoriedad internacional. Iosseliani nos ofrece una sátira sobre la burocracia y las carreras profesionales y celebra con caballerosidad y humor las virtudes de la “vida real”.

Su filmografía destacada:

Jardins en automne (2006)

 Lundi matin (2001)

 Adieu, plancher des vaches! ( (1999)

 Brigands, chapitre VII (1996)

 La chasse aux papillons (1992)

 Et la lumière fut (1989)



Un petit monastère en Toscane (1988)

 Les favoris de la lune (1984)

 Euskadi (1983)

Sept pièces pour cinéma noir et blanc (1983)

Pastorali (1975)

La chute des feuilles (1966)
SOLICITAMOS APAGAR LOS CELULARES DURANTE LA EXHIBICIÓN

______________________________________________________________________________


Usted puede confirmar la película de la próxima exhibición llamando al 48254102, o escribiendo a nucleosocios@argentina.com

Todas las películas que se exhiben deben considerarse Prohibidas para menores de 18 años.



______________________________





Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azrefs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə