Club de lectura, 2013-2014




Yüklə 263.66 Kb.
səhifə1/5
tarix30.04.2016
ölçüsü263.66 Kb.
  1   2   3   4   5
CLUB DE LECTURA, 2013-2014

Xavier VIDAL-FOLCH. Catalunya independent?. (En castellà: "¿Cataluña independiente?"). La Catarata. Madrid, 2013
Debat el 19 de maig de 2014, amb la participació de Xavier Vidal-Folch

Llibreria Alibri (c/Balmes, 26 ) a les 19 hores
PER QUÈ AQUEST LLIBRE?
Quan vam posar en marxa aquesta iniciativa del Taller de Política -ara fa dos anys i mig- ens vam proposar no ser presoners de l'actualitat immediata, amb la convicció que intentar copsar i comprendre la realitat demana d'una certa distància i d'una certa pausa. Distància de l'encadenat dels esdeveniments, cada cop més veloç, i prevenció contra la dictadura del present instantani. Per això les nostres propostes -18 amb aquesta- del Club de Lectura, tot i néixer d'un sentiment compartit d'incertesa pels temps que vivim, han pretés contextualitzar aquesta incertesa en marcs més amplis que els de la nostra experiència quotidiana i, a la vegada, oferir una perspectiva històrica per contrapesar el presentisme amb una reivindicació de la llarga durada.
És obvi que en aquest període de temps s'han precipitat els esdeveniments a Catalunya, fins al punt de qüestionar greument el marc institucional sorgit de la Transició democràtica. El malestar econòmic, social i polític de la societat catalana està trobant en la causa de la independència una forma d'expressió que, ara per ara, apareix com a imbatible, amb la conquesta de l'hegemonia ideològica i el suport d'una nova majoria social.
En algunes de les propostes anteriors havíem fet una aproximació cautelosa aquest fenomen . Així amb el llibre de Marina Subirats, “Barcelona: de la necessitat a la llibertat”, vam fer una aproximació a les transformacions socials de la societat catalana percutida per la crisi econòmica. Amb el llibre d'Amadeu Hurtado, “Abans del 6 d'octubre”, vam voler fer una aproximació el·líptica -a través de la història viscuda- als riscos i les conseqüències dels plantejaments sentimentals en la política catalana. Amb el llibre d'Enric Juliana, “Modesta España”, vam poder situar la crisi catalana en el context més general de la crisi espanyola. I, ben recentment, amb el llibre d'Andrés Ortega, “Recomponer la democracia”, vam tenir ocasió de conèixer la visió i les propostes del nou regeneracionisme democràtic espanyol.
Tot plegat, però, no deixaven de ser aproximacions perifèriques al nucli de la nova situació política creada per l'empenta del moviment per la independència. Per això proposem entrar directament en matèria de la mà d'aquest llibre de Xavier Vidal-Folch, que amb un propòsit divulgatiu intentar definir l'abast del fenomen, explicar-ne les causes històriques, polítiques i econòmiques i, finalment, oferir els paràmetres bàsics dels principals debats suscitats, relatius al dèficit fiscal, la viabilitat d'una Catalunya independent, la permanència o sortida de la Unió Europea en cas de secessió o la viabilitat constitucional d'un referèndum ...
Som conscients que la tria del llibre de Vidal-Folch pot ser interpretada com una determinada presa de posició. I certament ho és. Podríem haver elegit algun dels llibres solvents en defensa de l'opció independentista (sense anar més lluny els d'Ivan Serrano o de Marc Guinjoan, Toni Rodón i Marc Sanjaume, dels que trobareu la referència més endavant) o un altre dels llibres més crítics amb el procés sobiranista (com els de Francesc de Carreras o de Manuel Cruz). Però, sense desmerèixer aquests i altres autors que intenten no rebaixar el nivell del debat, ens sentim més identificats amb l'esforç de Vidal-Folch per sintetitzar i racionalitzar el debat, amb la intenció de reforçar el pluralisme de la societat catalana i evitar una deriva uniformitzadora.
És l'esperit que trobem reflectit en un recent article de Sebastià Alzamora al diari Ara (4-05-14) que, comentant les crítiques rebudes per Raimon per mostrar els seus dubtes sobre la independència, deia el següent:

...Em sap greu dir-ho així, però, sigui quina sigui la seva opinió sobre el procés sobiranista, és infinitament més important per a la cultura i la identitat catalanes l'obra de Raimon que qualsevol debat sobre sobiranies. Mentre no entenguem que la llibertat d'un país comença per la seva cultura, i per l'acceptació dels múltiples punts de vista que es poden manifestar en el decurs d'un procés tan complex i difícil com aquest, no haurem entès res” (...)


Com es habitual trobareu en aquest dossier algunes pàgines escollides del llibre i un seguit de referències de llibres i documents sobre el tema.

PÁGINES DEL LLIBRE
Fragment de la introducció: “Antes de ayer”

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013/06/22/la-cuestion-catalana-no-es-un-artificio-de-politicos-para-tapar-asuntos-mas-graves-123486/

La “cuestión catalana” no es un invento. Contra lo que algunos suponen, el problema del encaje de Cataluña en España no es un artificio de alguna clase dirigente para tapar asuntos más graves, distraer a las clases subalternas o proporcionar empleos oficiales a un sector social. Aunque también haya servido para eso en el pasado, y pueda servir para lo mismo en el futuro. 

Si se tratase de un invento, difícilmente exhibiría una profundidad y un grado de permanencia en el tiempo como los que muestra. La Historia lo ilustra. Existía en el siglo XVII “un abismo mental entre el Principado [de Cataluña] y un Imperio de alcance mundial que no tenía ningún sentido ni respondía a ninguna realidad para los habitantes de Cataluña”, escribe John Elliott sobre la rebelión de 1640. Era una población orgullosa y defensora de la existencia de unos “límites del poder real” que “estaban claramente marcados por las Constituciones catalanas”, frente a la tentativa de uniformización de un valido, Olivares, que aconsejaba a Felipe IV: “Tenga Vuestra Majestad por el negocio más importante de su monarquía […] reducir estos reinos de que se compone España, al estilo y leyes de Castilla, sin ninguna diferencia”

No solo estamos ante un litigio de larga duración, aunque adopte distintos perfiles en cada etapa, sino de extraordinaria dureza en determinados momentos. Apenas un siglo después de que el conde-duque formulase su conseja, Felipe V escribía en 1713 al duque de Pópuli, en plena guerra de Sucesión/Secesión: “Aunque no considero que la ciega obstinación de los catalanes llegue al extremo de atreverse a resistir”, amenazaba, “sino se rinden en el término de dos oras [sic], se les pasará a todos a cuchillo”. ¿Cómo? Haciéndoles “ahorcar”, por “rebeldes obstinados y ladrones”.

El pulso continuaba también en ausencia de guerra. Poco después, el 13 de junio de 1715, el Consejo de Castilla mandaba “que en todas las escuelas de primeras letras y de gramática no se permitan libros impresos en lengua catalana, escribir ni hablar en ella dentro de las escuelas”. Algo que quizá inspiró al conde de Romanones cuando el 21 de noviembre de 1902 firmó un decreto prohibiendo en las escuelas de Cataluña la enseñanza de la doctrina cristiana en su propia lengua, bajo amenaza al maestro infractor de ser expulsado de su puesto. 

La pretensión de que la unidad dinástica, de las dos coronas —castellana y aragonesa— fundió desde 1492 los dos grandes Estados peninsulares en uno solo sirve hoy como argumento para la polémica. Aunque carezca por completo de sentido, pues pervivieron durante siglos distintos cuerpos legislativos, diferentes aparatos administrativos y plurales instituciones parlamentarias bajo monarcas comunes. A los inventores de una falsa tradición española, que a España no le hace ninguna falta, convendrá recordarles que fue Isabel II la primera en asumir el título oficial de reina “de España” y no de “las Españas” y que la bandera rojigualda solo se proclamó enseña militar en 1843 y bandera del Estado en 1908. Y, sobre todo, que el empeño de una verdadera unión que superase el mero estadio de reunión es bastante reciente. 

En la interpretación de Manuel Azaña, recentísima: “La unión de los españoles bajo un Estado común, que es lo que nosotros tenemos que fundar, mantener y defender, no tiene nada que ver con lo que se ha llamado unidad histórica española bajo la monarquía española... la unidad española, la unión de los españoles bajo un Estado común la vamos a hacer nosotros y probablemente por primera vez”, proclamaba el 27 de mayo de 1932. Podrá descontarse que la ocasión del texto, el debate del Estatut catalán en las Cortes republicanas, propiciaba un cierto relativismo; o que el sentido de la unidad evocada se refería a la de una, aún inédita entonces, democracia liberal moderna. Pero sirva en todo caso esa rotundidad para algunos. Para quienes deseen combatir, por ucrónica, la postura de aquellos catalanes prendidos de nostalgia por su Estado independiente del medioevo, primero mellado y después perdido: que no lo hagan elevando su sueño de un pasado unido y unívoco, milenario, a categoría de realidad histórica.

La recolección de estas apretadísimas pinceladas históricas no tiene por objeto justificar ninguna posición actual ni tampoco ninguna pretensión de futuro. Porque no la tienen estas páginas. Y porque si la tuvieran, sería triste, y no demasiado ambicioso, fraguar lo que haya de venir como la culminación de un planillo dictado por lo precedente, ese pecado del historicismo en que suelen caer los nacionalismos, y más aún los de signo inverso, como el nacionalismo catalán y el nacionalismo centralista español. Únicamente son útiles para dar cuenta de que el pleito nacional catalán no es un capricho, viene de lejos, y es de alta densidad. Lo que no implica de ninguna manera que deba tener una única respuesta, ni que la mejor de ellas fuese la ruptura de los lazos existentes. “Los catalanes no somos separatistas ni lo seremos mientras Cataluña se encuentre bien dentro de España, mientras encuentre buen gobierno y recta administración, mientras pueda desarrollarse sin trabas que la agarroten, sin recelos y desconfianza que la ahoguen, sin inspecciones y tutelas que la humillen”, afirmaba en 1899 el padre del catalanismo conservador contemporáneo, Enric Prat de la Riba.



Pierre Vilar identificó hace muchos años en las sucesivas versiones de su siempre sugestiva Historia de España como principales problemas españoles en el siglo XX, los siguientes: el social (reforma agraria), el militar (el intervencionismo), el eclesiástico (la pretensión de hegemonía civil), el internacional (el aislamiento) y el regional/territorial. De todos ellos, este último es probablemente el único que permanece en buena parte irresuelto en el siglo XXI, si se considera que los demás están al menos suficientemente encauzados como para no generar dinámicas que pongan en cuestión el proyecto cívico común. Y es que la Revolución industrial que anidó el Estado moderno en el XIX constituyó un “fracaso” en toda regla en la península, como acuñó Jordi Nadal, a excepción del caso catalán y el vasco: de ahí, la “carencia de una base sólida que permitiese a España consolidarse como Estado industrial”. Se contaba con una “industria relativamente fuerte”, la catalana y vasca, “para un Estado indudablemente débil”. 

No solo eso, sino que la propia entraña del Estado-nación político —como síntesis de la sociedad civil y el Estado— estuvo siempre aquejada de una debilidad congénita. En realidad, de, al menos, dos debilidades cruzadas por un pleito entre un Estado con escasa densidad de sociedad civil y una sociedad civil consolidada en los márgenes del Estado, frecuentemente contra él, como estilizó Eugenio Trías. Si se quiere, con Ortega y Gasset, “cualquiera tiene fuerza para deshacer, pero nadie tiene fuerza para hacer, ni siquiera para asegurar sus propios derechos”, al menos en un grado suficiente. De forma que ni España ha logrado domar (o seducir) a Cataluña, ni Cataluña ha tenido suficiente fuerza (ni deseo) para marcharse de España. Ni España ha podido convertir el hecho diferencial catalán en elemento político puramente residual, ni Cataluña ha logrado, pese a distintos intentos, federalizar España. Ni el vector explícitamente independentista del nacionalismo catalán ha logrado jamás imponer su hegemonía al resto de los catalanismos, ni el sector más retrógrado del nacionalismo español ha sido capaz de implantar de forma sostenible el uniformismo político-territorial. Al cabo, ni la sociedad civil catalana ha podido alcanzar su plena madurez, ni el Estado español ha logrado desprenderse por completo de sus incrustaciones castizas, tradicionales y arcaizantes. Todo ello ha fraguado la polaridad entre dos nacionalismos simétricamente inversos. “Cada nacionalismo se articula como tal”, precisó Joan Fuster, “en función de otro nacionalismo, conflictivo con él”. 



Contra la propia percepción de sí mismo, Ortega suministró en 1922 algunos de los fundamentos del nacionalismo españolista más o menos modernizado. Encarnó en Cataluña “la ética industrial” o conjunto de valores y principios de la actividad industrial, mientras que atribuyó a Castilla “la ética de guerrero”. Aquella es “moral y vitalmente inferior a esta”, pues el principio de “utilidad” es el que gobierna la industria, “en tanto que los ejércitos nacen del entusiasmo”. Y consideró el espíritu militar más elevado en jerarquía, pues la victoria pone “de manifiesto la superior calidad del ejército vencedor, en la que a su vez aparece simbolizada, significada, la superior calidad histórica del pueblo que forjó ese ejército”. De modo que prejuicios y rémoras como las de Cataluña a “aparecer como sometida” no se doblegan mediante la persuasión, “contra ellas solo es eficaz el poder de la fuerza, la gran cirugía histórica”. De ahí su bien conocida teoría según la cual no solo “España es una cosa hecha por Castilla”, sino que también “hay razones para ir sospechando que, en general, solo cabezas castellanas tienen órganos adecuados para percibir el gran problema de la España integral”.
El nuevo independentismo económico

http://politica.elpais.com/politica/2013/05/24/actualidad/1369399265_317443.html

“Más allá de la pervivencia de un nacionalismo y de un independentismo políticos de raíces histórico-culturales, acrecentados por las pulsiones neocentralistas, la revigorización del discurso nacionalista español, y la práctica recentralizadora del primer año del Gobierno de Rajoy, el aumento del sentimiento —y del voto— independentista deriva de una matriz novedosa, de carácter económico.

En plena campaña electoral se formuló en una encuesta la siguiente pregunta: “¿Por qué ahora se habla más de independencia y se cuestiona la relación entre Cataluña y el resto de España?”. El 70,5% de los encuestados contestó que porque “la crisis económica lo cuestiona todo”, respuesta que duplicaba o triplicaba las demás explicaciones (oportunismo nacionalista, cambio de la sociedad, revés constitucional, agotamiento de la Constitución...). Lo que guarda una evidente correspondencia con el hecho de que la hipotética obtención de un mejor pacto fiscal que el actual (todas las reformas del sistema de financiación autonómica han derivado de un pacto) desincentivaría a muchos eventuales votantes de la independencia.

Tras un año y medio de su acceso al poder, Artur Mas tuvo que solicitar el 24 de julio de 2012 el rescate financiero al Gobierno en forma de acceso al Fondo de Liquidez Autonómico establecido para sortear la exclusión de los mercados financieros internacionales a las autonomías. El formidable impacto psicológico de esta demostración de debilidad no debe minimizarse. “La humillación de implorar un rescate y la intervención de facto de la Generalitat son un oxímoron: Cataluña aparece empobrecida y sin recursos, a pesar de su potencial económico e indudable solidaridad con el resto”, de manera que “la crisis ha actuado como catalizador de un vigoroso e insólito sentimiento soberanista”, escribiría el exportavoz de Esquerra en el Congreso, perteneciente a su ala moderada, Joan Ridao. Formulado desde el envés, la crisis económica “exacerba los nacionalismos, populismos y el sálvese quien pueda”, indicaba Nicolás Sartorius.

¿Qué había ocurrido para llegar a tal adversidad económica? El Gobierno de Mas había tenido que lidiar hasta ese momento con una severa crisis financiera de la Generalitat. El endeudamiento a final de 2010, cuando entró en funciones, se situaba en 34.697 millones de euros, un 17,8% de su PIB, el segundo mayor de las comunidades autónomas, salvo la Comunidad Valenciana (19,3%). Como es costumbre, el nuevo Gobierno acusó de la mala situación al despilfarro propio de la herencia recibida.

En realidad, la deuda y el creciente déficit llegaban, más que por un gasto creciente —que también lo hubo, sobre todo sanitario y educativo, por efecto de la explosión demográfica y por voluntad del Gobierno tripartito de compensar la atonía inversora del periodo de Jordi Pujol— por el desplome de los ingresos. Y este se debía a la profunda recesión iniciada después de la crisis de Lehman Brothers en septiembre de 2008. Cataluña creció dos décimas menos que España entre 2001 y 2007, y fueron bastante emparejadas desde entonces. La crisis de la economía real arrancaba de un sector de la construcción desmesurado (que alcanzó el 11% del valor añadido bruto en 2006 para capotar después), siempre un punto por detrás del global español, compensado por dos puntos más de peso de la industria, que también sucumbió a la crisis.

La crisis, brutal sobre todo en 2009 y 2010, no dejaría naturalmente incólume al presupuesto público. De forma que la caída de la recaudación prevista para 2010, último año de José Montilla como presidente, fue más acusada que el paralelo aumento del déficit. Este aumentó en 2.900 millones, según las cifras provisionales de la Intervención general, mientras que los ingresos no finalistas cayeron en la misma cuantía. “Es decir, todo el mayor déficit es explicable por esta sola razón: por la caída de los ingresos”, estimó el exconsejero de Economía, Antoni Castells. El peso de la recaudación proveniente de la burbuja inmobiliaria en la financiación pública provocó en buena parte, al cabo, el desplome de la misma.

Contra esa explicación, los nacionalistas e incluso sus economistas más destacados, durante una temporada apoyados por el discurso del PP local, han opuesto la tesis de la herencia: “El primer gran responsable de la deuda de la Generalitat es la propia Generalitat y su dispendio descontrolado durante los años de la burbuja”, naturalmente bajo los mandatos de izquierdas. Porque el tripartito habría “dilapidado” sin cuento, llevando a cabo un “vergonzoso despilfarro”. Es la tesis del reputado neoliberal Xavier Sala i Martín, amparada en que entre 2003 y 2008 la deuda pública catalana aumentó en un 50%, de 10.918 millones a 15.776. Datos ciertos y útiles para la tertulia política, pero que obvian lo principal, a saber, que el punto de partida era muy modesto si se aplica el criterio europeo de deuda en relación con el PIB: a final de 2003 era del 7,4% y había aumentado a solo el 8% en 2008, las fechas que Sala utilizaba como indicativo de la mala gestión. Es decir, el aumento promedio de la deuda fue de un ridículo 0,15% anual.

Por el contrario, un indicador de que el problema fundamental de las finanzas públicas catalanas derivaba fundamentalmente de la doble recesión más que de la calidad de la política económica aplicada por uno u otro Gobierno radica en la evolución de la deuda pública en un plazo más largo, que abarca Ejecutivos de distinto signo: es decir, hasta la actualidad. El tripartito de Pasqual Maragall heredó un endeudamiento de 10.918 millones (final de 2003) y el de José Montilla lo dejó siete años después en 34.697 millones. Los Ejecutivos de izquierdas generaron pues deuda nueva por 23.779 millones: a razón de 3.397 millones por año.

Para que la comparación sea consistente con el ciclo, tomemos solo sus tres últimos ejercicios de crisis (2008, 2009 y 2010): 13.872 millones de deuda nueva generada en ese trienio, a razón de 4.624 millones anuales. Mientras que los dos ejercicios de Artur Mas (ambos bajo recesión) supusieron un aumento de 16.251 millones (de los 34.697 millones heredados a 50.948 millones): un ritmo anual de 8.125 millones. Esto es, casi el doble que su predecesor, o 3.501 millones anuales más. Ahora bien, para evitar la banalidad hay que recordar que todo aumento de la deuda, en ausencia de modificaciones en otras variables (tipos de interés), supone en principio una mayor carga de intereses a pagar. La diferencia entre el coste corriente nominal anualizado de la deuda entre los tres últimos ejercicios de Montilla (868 millones) y los dos de Mas (1.735) fue de 867 millones anuales. Quiere esto decir que la mayor generación de deuda anual neta —sin contar intereses— fue de 2.184 millones.

Eso no significa que la gestión financiera del consejero Andreu Mas-Colell en su primer bienio haya sido deficiente, porque la mayor deuda anual tiene explicaciones lógicas. En buena parte se origina por la sucesiva acumulación de déficits anuales, y en otra por el apretado calendario de vencimiento, en torno a cinco anualidades, de la deuda antigua. Significa solamente que la propaganda de las derechas desplegada contra la presunta deficiente gestión de las izquierdas era eso, propaganda.

La evolución de la deuda pública en un plazo más largo indica que el problema fundamental de las finanzas públicas catalanas derivaba de la doble recesión



Otros indicadores de que la gestión financiera autonómica tiene menor correlación de la que se ha pretendido con el destacado lugar de Cataluña en el ranking de la deuda pública (23% del PIB al acabar el tercer trimestre de 2012, cifra solo empeorada por Castilla-La Mancha, del 25,7%, y la Comunidad Valenciana, del 25%) son las comparaciones con las tareas y el personal de que se dispone para realizarlas: la comparación de eficiencia del gasto medida por el capítulo 1 del presupuesto. La Generalitat es el Gobierno autónomo con más funciones: administra 189 competencias obtenidas por traspasos de la Administración Central del Estado desde 1978, por 154 Galicia, 152 Andalucía y 93 Madrid, computó la CEOE: muchas de ellas son de menor cuantía, pero también las hay de bastante empaque, como policía, cárceles o ferrocarriles de cercanías.

Mientras que la Generalitat dedica pocos recursos a personal: 164.441 empleados por los 162.078 de la Comunidad de Madrid, que atiende la mitad de traspasos. Cataluña disponía de 21 empleados públicos autonómicos por mil habitantes, mientras que Madrid, para menos tareas, empleaba a 24; la población catalana era en 2011 el 15,98% del total español; la madrileña, el 13,75%.



Y en un sentido más global, el total de empleados públicos (autonómicos, estatales y locales) en Cataluña es, según la CEOE, el más bajo, por mil habitantes, de las 17 comunidades autónomas: 40, por 60 Andalucía y 70 Madrid y Castilla y León. Formulado de forma muy esquemática y cautelosa, pues los países escandinavos exhiben una altísima correlación entre el tamaño del sector público y la prosperidad económica / bienestar social, puede aventurarse que en época de bonanza, un mayor tamaño relativo del sector privado contribuye a un mayor dinamismo económico; mientras que en tiempos de recesión, una mayor densidad de empleados públicos de todas las administraciones (casi 200.000 más en Andalucía, que tiene 498.327 y 126.000 más en Madrid, con 304.515, que en Cataluña, 304.515) modera las tasas de desempleo y aporta mayor estabilidad al consumo y en general, a la economía regional”.

Sobre XAVIER VIDAL-FOLCH
Accés als articles que Xavier Vidal-Folch publica periòdicament al diari El País

http://elpais.com/autor/xavier_vidal-folch/a/
Entrevista a Xavier VIDAL-FOLCH a la revista Jot Down (agost 2013)

http://www.jotdown.es/2013/08/xavier-vidal-folch-el-mon-de-lestat-nacio-independent-a-europa-es-el-mon-de-la-barbarie/
Entrevista a Xavier VIDAL-FOLCH al programa “Terrícoles” de 8TV (16-09-2013)

http://www.btv.cat/alacarta/terricoles/26186/
També té interés el debat que van mantenir Xavier Vidal-Folch i Vicenç Villatoro a l'Ateneu Barcelonès (18-09-13), en el marc del cicle “Controvèrsies: l'actualitat a Debat”, amb el títol “Catalunya independent?” i que es pot seguir a YouTube:

http://www.ateneubcn.org/controversies-lactualitat-debat-catalunya-independent
A més és interessant rescatar un llibre editat per Xavier Vidal-Folch el 1994, titulat “Els Catalans i el Poder” (El País/Aguilar. Madrid), on signa un llarg assaig introductori i on Antón Costas, José Antonio González Casanova, Joan B.Culla, Enric Ucelay-Da Cal, Carme Molinero, Pere Ysàs, Ferran Mascarell, Enric Company, Josep Maria Ainaud de Lasarte i Manuel Vázquez Montalbán passen revista a la implicació catalana en la política espanyola des del 1868.

UNA SELECCIÓ DE LLIBRES SOBRE LA RELACIÓ ENTRE CATALUNYA I ESPANYA
Una presentació de la viabilitat econòmica d'una Catalunya independent a:
  1   2   3   4   5


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azrefs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə