Aparato respiratorio




Yüklə 15 Kb.
tarix21.04.2016
ölçüsü15 Kb.

HISTOLOGIA Respiratorio




APARATO RESPIRATORIO
La porción conductora tiene por función llevar el aire hasta el nivel donde se produzca el intercambio. Se extiende desde las fosas nasales, incluye la orofaringe, laringe, traquea, bronquios (mayores, medianos y menores), bronquiolos propiamente tales y bronquiolos terminales. Los bronquiolos respiratorios tienen alvéolos, por lo que forman parte de la porción respiratoria.

Porción respiratoria: constituida por bronquiolos respiratorios, conductos alveolares y sacos alveolares. Lo común a este nivel es la presencia de alvéolos pulmonares, lugar donde se produce el intercambio o hematosis.


TRAQUEA


  • Mucosa traqueal: en general la porción conductora se caracteriza por tener un epitelio cilíndrico, seudoestratificado, ciliado y con células caliciformes. La traquea tiene un lumen bastante amplio y con un interior muy regular, donde se ubica el epitelio. Este se encuentra apoyado en una túnica propia no muy gruesa; en algunas partes hay acinos glandulares, que son mixtos: seromucosos.

  • Esqueleto de tejido cartilaginoso: cartílago hialino o anillo cartilaginoso, que ocupa gran parte de la pared de la tráquea, es como una “C” abierta hacia atrás. Este no es continuo, sino que se da en anillo traqueales, lo que permite que la traquea adopte las curvaturas del cuerpo sin que se colapse el lumen.

  • Músculo liso: une los extremos de cartílago en la cara posterior (su contracción produce disminución del lumen, pero no muy importante)

Hacia afuera encontramos una capa de tejido conjuntivo, además de la piel del cuello, que envuelve gran parte de la traquea.

Entre la traquea y el esófago, en el ángulo que queda entre ambos, se ubican la carótida primitiva, yugular interna y nervio neumogástrico.
BRONQUIO
Los bronquios tienen elementos comunes con la traquea: epitelio, glándulas, cartílago y músculo liso, pero con otra ubicación. La diferencia entre uno mayor, mediano y menor es solo de tamaño.
Bronquio mediano:


  • lumen bastante regular, con epitelio cilíndrico seudoestratificado, ciliado, con células caliciformes. Debajo de él hay tejido conjuntivo llamado lámina propia. Esto constituye la mucosa bronquial.

  • Submucosa: espacio con tejido conjuntivo más o menos laxo, donde se ubican las glándulas o acinos glandulares, formando lobulillo secretores, con conductos que desembocan en el lumen.

  • Músculo liso: ubicado preferentemente en disposición circular.

  • Esqueleto de cartílago, que impide que se colapsen por los movimientos corporales. Es la capa más externa. También es cartílago hialino.

A medida que el bronquio es de menor calibre, el cartílago es menor, el epitelio se va haciendo más delgado, disminuyen las glándulas y los cilios. El músculo liso se mantiene hasta los bronquiolos, pues éste regula el calibre y permite mayor o menor flujo de aire. En relación al lumen, la capa de músculo liso se hace mayor, aunque va disminuyendo junto con el lumen del bronquio. Al estar en reposo, el sistema vegetativo envía menos aire a los pulmones; al entrar en actividad el organismo, se relaja el músculo liso y la cantidad de aire aumenta.

Las glándulas seromucosas secretan mucina y otras sustancias para que la superficie se mantenga húmeda y las partículas del aire se vayan pegando de las paredes de los bronquios y los cilios la desplacen hacia afuera. Además el epitelio tiene células caliciformes, que contribuyen a humedecer también la pared.
En las personas alérgicas el tejido conjuntivo genera, frente a antígenos, inmunoglobulinas: IgG, IgA, IgM e IgE; esta última debería generarse en pequeña cantidad; se fija en antígenos y células cebadas. Cuando la alergia se da a nivel de la mucosa respiratoria, en los bronquios se produce un edema, lo que lleva a un estrechamiento del lumen; además las glándulas y las células caliciformes aumentan su actividad y con ello su secreción, lo que también contribuye a disminuir el lumen; la histamina en el músculo liso bronquial produce contracción, con lo que el bronquio casi se obstruye. Esto puede llegar a producir asfixia. Esto constituye el estado asmático (alergia respiratoria). Actualmente el 20% de los niños son asmáticos.

El asma no tiene curación, como toda alergia. La inflamación del conjuntivo se controla por inhaladores a través de los glucocorticoides, que son potentes antiinflamatorios y no aumentan la concentración plasmática de corticoides en la sangre, por eso son tan buenos. A este se agregan, en los casos severos, los broncodilatadores, que tienen la acción de la adrenalina (la adrenalina relaja el músculo liso de los bronquios), por lo que se les denomina beta-adrenérgicos, que también se administran por vía aerosol.



PORCIÓN RESPIRATORIA
Los bronquiolos terminales se ramifican originando conductos más pequeños, con mezcla de porción conductora y sectores con alvéolos, llamados bronquiolos respiratorios; cada uno de estos se ramifica y origina estructuras llenas de alvéolos pulmonares, llamado conducto alveolar; estos tienen un fondo más ancho formado por alvéolos pulmonares, que se llama saco alveolar.
ALVÉOLO PULMONAR

Está formado por un epitelio plano simple, llamado epitelio alveolar; además hay otras células un poco más abultadas, que constituyen esta pared alveolar. Las células más planas se denominan neumocitos tipo 1; las que son más o menos cúbicas se denominan neumocitos 2. Ambos tienen funciones distintas; los neumocitos 1 difunden los gases respiratorios; los neumocitos 2 son células secretores de una sustancia que se ubica en la superficie del epitelio alveolar de los neumocitos 1 y 2; esta sustancia se llama surfactante alveolar, de naturaleza fosfolipídica y aumenta la tensión superficial del alvéolo, impidiendo que se colapse.

Por fuera del epitelio alveolar existen muchos vasos sanguíneos, luego de un pequeño intersticio. Entre estos encontramos algunos fibroblastos y fibras colágenas y helásticas, además se encontran macrófagos, los que pueden pasar el epitelio alveolar para fagocitar elementos extraños.
En la respiración, por gradientes de concentración el oxígeno difunde por el epitelio alveolar hasta la hemoglobina; de la misma manera sale anhídrido carbónico del alvéolo

Esto constituye la barrera aire-sangre, con las siguientes estructuras.



  • Neumocitos 1

  • Intersticio donde hay lámina basal

  • Capilares del endotelio, de tipo continuo

Un alvéolo pulmonar generalmente está opuesto a otro alvéolo, por lo que se forman tabiques o septum interalveolares. En cada uno de ellos los vasos sanguíneos tienen la posibilidad de cambiar aire con más de un alvéolo. Es muy difícil encontrar un alvéolo solo.


El organismo tiene una serie de estructuras destinadas a que no solo llegue aire a los pulmones, sino que llegue limpio. Si el aire llega con muchas partículas, estas se pegan al alvéolo, y si esto es constante, las partículas pasan al tabique. Los tabiques pierden elasticidad y se produce enfisema pulmonar, incluso con ruptura de los septum. Esto no solo se da en los trabajos de los mineros, etc, sino en las ciudades muy contaminadas.

(A propósito del cigarrillo) Entonces para que respirar humo concentrado. En el aparato respiratorio hay muchas células epiteliales, las que se regeneran continuamente porque su período de vida es relativamente corto. Esto aumenta las posibilidades de que se generen células atípicas. Si a esto se agrega la irritación crónica del cigarrillo, más los 15 agentes cancerígenos, las posibilidades aumentan. Por otro lado, el organismo genera frente a lo extraño otras proteínas, como el interferon; una de ellas se genera en el epitelio del aparato respiratorio, la que tiene una acción específica destruyendo las células neoplásicas; ocurre que uno de los productos del cigarrillo inhibe y luego impide la síntesis de esa proteína.



Esteban Arriagada


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azrefs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə